Google+
Facebook Twitter Gplus RSS
magnify
formats

Carta de amor: Eres la mujer perfecta

en Amor
Imagen de Amor

Imagen de Amor

Sabes que yo nunca me consideré un hombre romántico, que la idea de las flores, el amor, las cartas y los cuentos de hadas no son precisamente lo mío. Siempre he sido muy soñador, pero en cuestiones de amor no muy imaginativo. Tú has despertado en mí todo un universo de sensaciones, emociones, pensamientos y esperanzas que no sospechaba tener dentro. Siempre he pensado que eventualmente encontraría a alguien con la que compartir el resto de mi vida, simplemente para llenar los requisitos de una vida plena (esposa, hijos, una linda casa, y muchas cosas más.) Y entonces llegaste tú, girando de cabeza todo mi mundo con esa cara alegre y esa radiante y despreocupada sonrisa que ilumina todos los rincones. Hoy todo mi mundo es completamente diferente, existe una cándida luz que todo lo ilumina en las noches, que me conforta cuando hace frío, cuando no me siento seguro siempre estás allí, a mi lado y siempre dispuesta a escuchar y aconsejarme. Me das así la fuerza no solo para sobrellevar los problemas del día a día, sino también para apoyarte a ti cuando lo necesitas, cuando eres tú la que se vuelve pequeña, frágil y vulnerable. Esa es otra cosa que me has enseñado, la entrega completa por los otros, la entrega sin reservas al amor. Por todas estas razones, y muchas otras que aún no logro hacer verbo, pues son puro sentimiento desenfrenado, puedo decir hoy sin temor alguno a equivocarme que tú eres la mujer perfecta para mí.

Share

 
formats

Carta de desamor: Tan Cerca pero tan lejos

en Desamor
Carta de desamor

Carta de desamor

No solo basta con estar cerca físicamente el uno del otro, para que verdaderamente funcione una relación. Puedes incluso estar sobre mí y de todos modos encontrarte al otro lado de la galaxia, tan distante como si ni siquiera nos conociéramos. No sé exactamente qué es lo que ha pasado entre nosotros, todo estaba tan bien, éramos tan felices y tan unidos que los silencios entre nosotros eran una conversación muda de nuestras almas. El desamor se apoderó de nuestra relación.

Pero todos los momentos felices son apenas sueños que duran segundos. No quería creer que eso se aplicara a nosotros, no podía soportar la idea de que en realidad pudiese llegar el momento de despertar de nuestro sueño. Pero obviamente estaba equivocado, simplemente perdido en las dulces fantasías de lo que tú y yo creíamos tener. Nunca esperé que este amor fuese realmente eterno, esas son cosas que solo pasan en las películas y en uno que otro libro. Pero tampoco estaba listo para soportar tu distancia, para aguantar los momentos de silencio que ahora eran puro y árido hielo, ya no había nada que ver en el fondo de tu alma, ya tus pupilas no reflejan los deseos y sueños de mi espíritu y me temo que mis ojos tampoco está reflejando nada profundo de ti, a pesar de que mueren por recuperar tu imagen risueña. Simplemente nos dejamos perder, en un momento que ninguno vio venir nos convertimos en extraños que comparten tiempo y una que otra conversación. Que despiertan juntos cada mañana pero solo porque les ha tocado compartir un lugar para dormir, con el dolor de mi alma  debo aceptar pues que ahora simplemente estamos tan cerca pero tan lejos

Tan cerca, pero tan lejos...

Tan cerca, pero tan lejos…

Share

 
formats

Carta de Agradecimiento: Gracias papá

Papá tú siempre has sido parte importante de mi vida, presente en absolutamente todos los momentos importantes. Apoyándome a pesar de que a veces las cosas que son importantes para mí no te gusten, pero como me hacen feliz tú eres feliz.

Gracias papa

Gracias papá

Desde que tengo memoria siempre has sido una referencia para mí, me enseñaste a andar en bicicleta, a comer correctamente,  el valor de la responsabilidad y todo lo que luego, con los años, me convertirían en el hombre que soy ahora y por eso te agradezco papá.

A pesar de que no lo recuerdo en realidad nunca olvidaré las historias que me cuentan mamá y tú, sobre el modo en que te ocupabas todos mis cuidados cuando era bebé. A pesar de que no te gusta cocinar eras tú quien preparaba las fórmulas y sopas de bebé.

En cada etapa de mi crecimiento cubriste todas mis necesidades afectivas, brindándome la seguridad que todo niño necesita para crecer sanamente. Luego, en la adolescencia fuiste referencia sólida frente a todas las distracciones peligrosas que distraen al individuo en esa etapa volátil de la vida. Siempre que me alejaba demasiado de los valores y principios que me enseñaron en casa veía de lejos tu ejemplo y a pesar de la rebeldía terminaba volviendo.

Hoy no me puedo quejar de nada, ahora que soy un adulto al verte recuerdo cómo has sido desde siempre y solo puedo llenarme de agradecimiento. Ahora que podemos compartir más cosas y aún que no somos iguales te puedo decir: gracias por todo papá.

Share

 
formats

Carta a una madre: Eres mi ejemplo a seguir

en Amor

Carta a una madre…

Carta a una madre

Carta a una madre

Te escribo esta carta para decirte lo mucho que te quiero y extraño. Siempre has sido mi ejemplo a seguir. Tú amor incondicional me ha permitido ser la persona que soy hoy en día. No tengo como agradecer tu enseñanza y paciencia conmigo. Sé que no fui un hija fácil de manejar en la juventud y, ahora de adulta, espero corresponderte de la misma manera que lo hiciste conmigo.

Ahora que soy madre, puedo entender todos los malos ratos que te hice pasar. Nunca fue mi intención ser desobediente y darte dolores de cabeza. Pero debes entender que a veces me sentía agobiada por todo lo que ocurría en casa. Tu entereza me enseño que todo es posible de superar, incluso los momentos más difíciles. Eres la persona más trabajadora y emprendedora que conozco. Tu alegría y sentido de la responsabilidad fueron el mejor ejemplo que pude adquirir de ti, y ahora espero poder enseñárselos a tus nietas que están sacándome canas a mí.

Mi padre es el hombre más afortunado del mundo por tenerte como esposa. Nunca me sentía tan orgullosa como cuando ibas en tu vestido negro y tacones rojos a buscarme en la escuela, después de largas horas de trabajo, sin perder la sonrisa y el carisma que siempre te han caracterizado. Quisiera que estuvieses aquí junto a mí. Espero ir de paseo y pasar a visitarte. En serio no sé que hubiese hecho sin ti, mamá. Todo lo que tengo te lo debo a ti y a papá. Gracias por haber estado allí siempre en los momentos más importantes de mi vida, pero, en especial, te agradezco por haberme aceptado tal y como soy, sin condiciones.

Te ama, incondicionalmente, tu hija.

Share

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn
1 Comentario  comments 
formats

Carta a una abuela: Gracias por tu sabiduría

Querida abuela:

Abuela

Abuela

Quisiera agradecerte esta mañana por todos los días que pasamos juntas en el hermoso jardín de tu casa. Jamás olvidaré aquellas tardes, tomando chocolate caliente y recordando viejos momentos junto a la familia. Tu sabiduría y alegría me han ayudado en este camino tan largo y, a veces, tan difícil. Extraño oír las historias de cómo lograste superar todas las vicisitudes que tuviste que afrontar en la vida. Ahora que soy adulta puedo entender mejor cómo lograste sobreponerte con tanta paciencia y calma a todo lo que tuviste que pasar. Si pudiese devolver el tiempo, volvería a sentarme junto a ti en la mecedora de madera que pones junto a la puerta de caoba, esa que tanto te gusta. Desde aquí no hago más que extrañar tus palabras llenas de experiencia e inteligencia. Tú sabes que sigo siendo un poco testaruda como solías reclamarme, pero estoy tratando de mejorar para no dañar las relaciones que tengo ahora. Aunque por estos momentos estamos lejos, espero que sigas mandándome tus cartas llenas de palabras sabías y alentadoras. Tú sabes que sin tu compañía, aunque sea a través de las cartas, no sé cómo podría seguir viviendo. Más que una abuela, tú sabes que has sido mi madre. Aprender todos los días de ti, fue el mejor regalo que he recibido. Espero con toda mi alma poder verte pronto y conversar largas horas. Ya te habrás enterado que pronto seré mamá y tu bisabuela. Tengo tanto que preguntarte y aprender de ti que no puedo aguantar hasta el día de nuestro encuentro. Te envío todo mi amor y cariño, querida abuela. Recuerda tomarte siempre las pastillas y no pelear tanto con la enfermera. Un beso. Tú nieta.

Share